Faltas de ortografía imperdonables

Hay faltas de ortografía que son imperdonables y a las que tengo especial manía.

  • A ver, haber, a ber y ha ver: Vamos a ver, punto uno, para no crear confusión, “ha ver” y “a ber” no existen (al menos en castellano). No se suelen ver mucho, pero duelen, duelen mucho. Sobre los usos de “a ver” y “haber” es fácil: “a ver” para el verbo ver, de vista, de ojo, de la frase hecha “vamos a ver” o “a ver qué piensan”; “haber” para cuando queremos decir que hay algo, que algo está presente… Pues eso.
  • “Ahí”, “hay” y “ay”: Estos son los más tremendos, porque hay gente que lo discute con convencimiento, y verlos duele, pero que te los discutan… puede ser una discusión para llegar a las manos. Vamos a ver: “ahí” es un adverbio que indica lugar, ejemplo “¿estás ahí?”; “hay” es del verbo “haber”, un verbo muy polémico; y “ay” es de cuando te das con el dedo pequeño contra la esquina de algo y te jode mogollón, es una interjección.

Seguir leyendo