Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio

Tenía cuatro, cinco o seis años cuando mi vecino me dejaba algún cómic de Tintín ocasionalmente. No recordaba prácticamente nada, sólo esa sensación de que me gustaron los pocos que leí.

Cuando anunciaron la película decidí ir a verla de inmediato, no había mucho qué pensar. Y no me arrepiento nada, me ha encantado.

Los personajes estaban a medio camino entre los dibujos animados y las personas, una idea excepcional, y la puesta en escena es estupenda. En ningún momento se pierde esa sensación de cómic. Es difícil de explicar, pero cada escena, cada detalle… Parece todo sacado directamente del cómic, es como si las viñetas se hubieran puesto en movimiento. Seguir leyendo

Anuncios