El impacto económico del AVE

Desde que se implantó la Alta Velocidad en España todos hemos criticado mucho el coste que nos ha supuesto la construcción de las diferentes infraestructuras.

En algunos blogs y noticias hemos leído que cada pasajero nos cuesta 400€ a los españoles, ¿es esto en realidad así?

Para conseguir hacer una reflexión certera del asunto voy a intentar explicar brevemente cual es la situación de la Alta Velocidad Española.

El objetivo principal de la red de AVE ha sido desde el principio conectar España con el resto de Europa, pero dado que aún no se ha hecho, parece que el objetivo ha sido unir las diferentes capitales de provincia para mejorar el servicio a los pasajeros, sin prácticamente contemplar una alternativa a la alta velocidad para el transporte de mercancías.

La primera línea en funcionamiento fue la de Madrid-Sevilla con motivo de la Expo, suponemos, ya que había otras líneas de AVE programadas con mayor demanda del servicio, como por ejemplo la línea que cubre el trayecto Madrid-Barcelona. Sin embargo, no podemos decir que esta primera línea haya decepcionado, ya que las expectativas se han multiplicado con los años y actualmente el flujo de viajeros es siete veces superior.

Ahora mismo tenemos 1515km de AVE en funcionamiento y si cumplimos nuestras expectativas tendremos 5436km de AVE en toda España. Esto nos situa en el segundo país del mundo con más kms de AV proyectados, por detrás de China. Llama poderosamente la atención que vayamos por detrás de China siendo nuestra población muy inferior a la de este país.

Si comparamos con el resto de países europeos que han implantado la Alta Velocidad, éstos lo han hecho por motivos de demanda y sus redes funcionan perfectamente. Mientras que en España tenemos lo que llaman “las seis estaciones fantasmas del AVE”, estaciones que han costado un dineral y donde a penas hay flujo de viajeros. El caso más extremo es la estación de Tardienta, a mitad de camino entre el recorrido Zaragoza-Huesca, en la que a penas han habido 20.000 pasajeros el último año, de los cuales no sabemos cuántos han utilizado el AVE.

Una vez explicada la situación de la Alta Velocidad en España voy a explicar como funciona el tema de los costes.

Los costes de cualquier infraestructura se pueden dividir en costes internos y costes externos. Los primeros son los que se refieren a la construcción y mantenimiento de infraestructura y vehículos, costes de explotación, de billete, etc. Los segundos son los costes derivados a terceros, que pueden preverse o no, como el impacto medioambiental.

En el caso del AVE la construcción de la infraestructura la ha pagado el Estado junto a la UE, que ha financiado una parte. La información acerca de los costes podéis verla en la página oficial de ADIF. Los costes de mantenimiento, explotación, gestión, etc, los paga la empresa explotadora de la línea, en este caso RENFE. Y los pasajeros pagan el billete a la empresa.

El asiento de cada viajero no nos cuesta 400€ a nosotros.

Cuando se ejecuta una infraestructura pública se hace atendiendo las necesidades de la población, lo pagamos todos y ese dinero no regresa a las arcas públicas de mano de quien la utiliza. ¿Si construyen una carretera de tu pueblo al de al lado te planteas tener que pagar cada vez que la uses para que el dinero vuelva a las arcas públicas? No, porque ya has pagado tus impuestos para que el Estado cubra este tipo de necesidades, entre otras.

Sin embargo, cuando una empresa explota una carretera, como es el caso de las autopistas, o un línea de transporte; sí pagamos por el uso, ya que la empresa de alguna forma tiene que pagar el mantenimiento y explotación de la infraestructura.

Por lo tanto, no pensemos que los usuarios del AVE van a pagar la infraestructura, sino su mantenimiento y conservación a la empresa explotadora.

La cuestión no es quien va a pagar la construcción, eso lo hemos pagado todos y ya está pagado. La cuestión, yo creo, es si es necesario construir tantos kilómetros de Alta Velocidad y si esto atiende a las necesidades de la población o a motivos políticos… ¿Se está gastando nuestro dinero en lo que necesitamos? No pensemos que los viajeros tienen que pagar la infraestructura, ni esperemos eso, porque sino tendríamos que estar pagando hasta por pisar la calle; más bien pensemos en la necesidad de la Alta Velocidad en nuestro país, en una rentabilidad traducida en necesidad.

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios

Un comentario en “El impacto económico del AVE

  1. Pingback: España, capital París

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s