Viaje a Milan y alrededores (parte 1): MILAN

Estas Navidades mi chico y yo decidimos pasar la nochevieja en una ciudad diferente y, por precio, elegimos Milan.

No esperaba gran cosa de la ciudad, todo el mundo me había dicho que era muy fea y que no valía la pena ir.

Después de haber visto Roma, Florencia y Venecia, Milan no me ha disgustado tanto. Al contrario, me ha gustado más de lo que esperaba y sólo por ver su duomo creo que merece la pena. Eso sí, no le dedicamos más de un día, ya que la vimos en una tarde y una mañana.

Antes de hablar de lo que vimos allí, he de decir que el centro histórico de día me encantó, pero de noche la ciudad pierde todo su encanto. Sus calles son muy oscuras y frías, a partir de las seis de la tarde si te desviabas de las calles principales daba un poco de miedo, aunque he de decir que el tranvía y el metro estaban bastante llenos, teniendo en cuenta la poca gente que había en la calle. Y me temo que si no hubiera sido por el árbol de Navidad ni el duomo hubiera tenido encanto. Seguir leyendo

Anuncios