Viaje a Milan y alrededores (parte 1): MILAN

Estas Navidades mi chico y yo decidimos pasar la nochevieja en una ciudad diferente y, por precio, elegimos Milan.

No esperaba gran cosa de la ciudad, todo el mundo me había dicho que era muy fea y que no valía la pena ir.

Después de haber visto Roma, Florencia y Venecia, Milan no me ha disgustado tanto. Al contrario, me ha gustado más de lo que esperaba y sólo por ver su duomo creo que merece la pena. Eso sí, no le dedicamos más de un día, ya que la vimos en una tarde y una mañana.

Antes de hablar de lo que vimos allí, he de decir que el centro histórico de día me encantó, pero de noche la ciudad pierde todo su encanto. Sus calles son muy oscuras y frías, a partir de las seis de la tarde si te desviabas de las calles principales daba un poco de miedo, aunque he de decir que el tranvía y el metro estaban bastante llenos, teniendo en cuenta la poca gente que había en la calle. Y me temo que si no hubiera sido por el árbol de Navidad ni el duomo hubiera tenido encanto.

En cuanto al transporte, hay muchas líneas de tranvía, bus y metro. No hay problemas para moverse por la ciudad, pero cuando nosotros fuimos estaban en obras y fue un completo desastre. Desviaban las líneas avisando de un día para otro… Os recomiento que leáis los carteles que hay colgados en metro y tranvía, porque las líneas las desvían de repente o ponen un autobús cerca de la parada que haga un recorrido similar, y como no conocemos la ciudad nos podemos perder.

El billete se compra en el kiosco, edicola en italiano, e informaros bien, si podéis, porque a nosotros nos lo explicaron fatal. Yo os recomiendo comprar un bono 10 si os vais a mover mucho en tranvía. Es un bono individual y yo sólo lo vi en las máquinas del metro.

Nosotros nos alojamos en un hotel a las afueras de Milan, tan a las afueras que estaba al lado del cartel de entrada y salida a la ciudad. Había 25 minutos en tranvía hasta el centro y la parada estaba al lado.

¿Qué hay que visitar en Milan?

Yo vi lo principal porque no soy mucho de museos, así que de eso es de lo que os puedo hablar, aunque sí que es verdad que me quedé con ganas de ver el museo del perfume, del que oí hablar muy bien en internet. A continuación os hablo un poco de los sitios que más me gustaron de la ciudad.

Duomo

La catedral de Milan se sitúa en la plaza del Duomo, que es la más importante de Milan o, al menos, eso me pareció. La catedral se puede visitar por dentro gratuitamente, pero para subir a sus terrazas hay que pagar, no recuerdo si eran 6 o 7 euros andando y unos 10 o 12 si subes en ascensor, pero merece la pena, son impresionantes.

Castillo de Sforza

Actualmente es el Museo de Arte Histórico, los visitantes acuden para ver la última obra, inacabada, de Miguel Ángel: Pietà Rondanini.

La entrada al castillo es gratuita, pero para entrar a los museos hay que pagar. Son gratuitos para los ciudadanos europeos menores de 26 años, enseñando el carnet de identidad, y para los estudiantes. Si os gustan los museos merece la pena entrar, aunque no esperéis mucho de la obra inacabada de Miguel Ángel. A mí me hacía mucha ilusión verla y no me entusiasmó nada.

Cenacolo Vinciano

En Santa Maria delle Grazie se encuentra el famoso cuadro de Da Vinci: la última cena. Sin duda a mí fue lo que más me gustó de Milan. Eso sí, hay que revervar con un mes de antelación para poder verlo y ser muy puntuales. Yo compré el ticket en vivaticket.com y por ser ciudadana europea y menor de 26 años me costó 4,5€. Hay que estar veinte minutos antes para retirar el ticket reservado, esto es muy importante, ya que hay cola para retirarlo y entras cinco minutos antes a una zona limitada por dos puertas de cristal, una por la que entras a esa zona y otra por la que entras a ver el fresco. A la hora, en punto, entras y tienes un cuarto de hora justo para admirarlo. Creedme que no es suficiente, nos quedamos todos pasmados contemplándolo. Por supuesto, no se puede hacer fotos y está muy vigilado. Al salir hay una pequeña réplica con la que podéis fotografiaros si queréis.

Cementerio Monumental

No suele ser costumbre visitar el cementerio de las ciudades, pero en algunas merece la pena. El cementerio de Milan es una pasada, tanto por su gran entrada como por las tumbas que contiene. Allí enterraban a los más ricos de la ciudad y los monumentos funerarios (por llamarles de alguna forma) son espectaculares. Os recomiendo que os dejéis caer por allí y déis una vuelta por dentro. Algunas tumbas han sido realizadas por artistas italianos muy reconocidos.

A parte de estas cuatro cosas, podéis haceros con un mapa y visitar el resto de iglesias importantes, así como sus calles, sobretodo la de las tiendas de más prestigio (via de la spiga), sus escaparates no tienen desperdicio, entran ganas de comprarlo todo.

Si a alguien se le ocurre pasar la nochevieja en Milan decir que no hay mucha información al respecto. Nosotros cuando estuvimos sólo vimos fiestas privadas, que costaban una pasta, y una especie de discomóvil en el duomo, donde la gente tira petardos sin ton ni son. El ambiente no nos gustó nada allí y nos volvimos pronto al hotel. Nos comentaron que en el castillo hacían un juego de luces, que estaba bastante bien, pero fiesta había poca. Nosotros no vimos nada de eso. Tampoco esperéis tomar las uvas porque allí lo celebran cenando lentejas y estoy casi segura de que a muchos no os gustan.

Esa noche fuimos a ver el ballet de “El lago de los cisnes”, “La bella durmiente” y “El Cascanueces” a un teatro de la ciudad, luego dimos una vuelta por las calles desiertas, fuimos al duomo y nos volvimos enseguida al hotel. No había casi nada abierto para cenar y lo que había estaba lleno, así que os recomiendo reservar, aunque no sé si se puede. Siento no poder ser de mucha ayuda, pero como sé que mucha gente lo pregunta todos los años…

Nota: Los lunes cierran todos los museos y monumentos, por lo menos en esa parte de Italia.

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios

2 comentarios en “Viaje a Milan y alrededores (parte 1): MILAN

  1. A mi Milán tampoco me encantó pero bueno, no es fea del todo, para escaparse un fin de semana está bien, pero lo que más me gusto fue el barrio de Navigli con sus calles y buffets y su canal con barquitas al estilo Venecia, no fuiste? es una pasada aunque en nochevieja no se como estaría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s