Un perro en el taxi

Esto me ocurrió hace unos meses cuando volvía de una cena con mi chico. Paramos un taxi y cuál fue mi sorpresa al subir y escuchar a la taxista decirme: “¡Cuidado! Que mi perro está ahí, ¡Poppy! ¡Poppy!”
Mi cara fue un poema al ver un perrillo salir de las sombras y sentarse en el asiento del copiloto.
Me quedé loca, miré a mi novio, miré al perro… Sólo me quedó aguantarme la risa durante todo el trayecto. En mi vida me había pasado nada similar, pero me juego lo que sea a que a ninguno de vosotros le ha pasado eso.
Que la gente lleve el perro en su coche… ¡vale! ¿En un taxi? ¡Qué nos hagan un descuento! XD XD XD
¡Me quedé loca! ¡loca, loca, loca! Jajajajaja

Y de aquí surge un debate, ¿qué os parece? ¿pueden los taxistas llevar a su mascota en el taxi? ¿no deberían dejarla en casa? ¿qué opináis?

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios