Viaje a Milan y alrededores (parte 2): BERGAMO

El tercer día que estuvimos en Milan fuimos a ver Bergamo.

La historia de cómo llegamos a allí es un poco larga, así que voy a intentar resumirla.

Ese día nos levantamos pronto para ir a Como, Bergamo era la última parada de nuestro viaje a Milan, sólo íbamos a ir si nos sobraba algún día. Cogimos el tranvía que nos llevaba al centro y allí cogimos otro que nos tenía que llevar a la estación central de tren, pero… El tranvía de desvió, no nos dimos cuenta y acabamos perdidos por el cementerio, yo no sé como lo hago pero siempre que me pierdo acabo en algún cementerio (en una ocasión encerrada, pero eso lo contaré otro día). El caso es que no encontrábamos forma de llegar a la estación desde allí, así que volvimos al centro y allí vimos un autobús que iba a Bergamo y nos subimos.

El autobús para ir de Milan a Bergamo para justo delante del castillo Sforza y los billetes se compran en un kiosco que hay al lado. No recuerdo cuánto nos costó exactamente… Puede que unos 13 euros ida y vuelta. El bus pasa con bastante frecuencia, creo recordar que cada hora o cada media hora, dependiendo de la hora… Y te deja justo en la estación de tren de Bergamo, desde donde hay unos 20 minutos andando hasta el funicular que te sube al centro histórico.

¿Qué hacer y qué ver en Bergamo?

Yo lo primero que hice fue entrar a la primera pastelería que vi y comprar un “Polenta e oséi”, que es el dulce típico de Bergamo. Sabe como a mazapán, a mí me pareció algo empalagoso, pero me gustó bastante y ya que estáis no podéis dejar de probarlo.

Piazza Vechia

Luego lo mejor es seguir por la calle principal hasta la plaza vieja, donde se encuentran dos palacios preciosos, la Fontana dei Contarini y el Campanon. Nosotros no visitamos los palacios por dentro y desconozco si se puede hacer, pero la calle principal y la plaza me encantaron. Bergamo tiene algo especial, pasear por sus calles es una delicia.

Duomo (izquierda) y Santa María Mayor (derecha)

Pasando por los arcos que vemos en la foto de la plaza, se encuentra el duomo y la basílica de Santa María Mayor, que a pesar de no ser la catedral de la ciudad es mucho más impresionante. Vale la pena informarse de los horarios de apertura y visitar el interior de ambas iglesias, a nosotros nos encantaron tanto por fuera como por dentro.

Señalar también que Bergamo está muy cerca del aeropuerto “low cost” de Milan.

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s