Una tarta con mucho amor

Tarta

Hace un par de años una de mis mejores amigas me encargó una tarta de fondant para el 50 cumpleaños de su madre. No suelo trabajar con fondant porque da mucha faena y no se me da muy bien, aunque cada vez se me da mejor, ¡esta vez conseguí que no se me quedara ni una arruga en la cubierta!. Dado que las dos son personas muy especiales para mí porque siempre se han preocupado por mí y me ayudan mucho, no me pude negar, al contrario lo hice con mucho gusto y decidí que tenía que ser una tarta con mucho amor y cariño.

Los sabores que empleé fueron bizcocho de vainilla, dulce de leche (comprado) y buttercream de chocolate con miel. Las recetas del bizcocho, la buttercream y la manera de conseguir una tarta con superficie lisa podéis encontrarlas en este post. Como era más pequeña hice la mitad de bizcocho, pero la misma cantidad de chocolate, que más vale que sobre a que falte.

Como suelo cortar la parte de arriba, le puse relleno y la probé y puedo decir que de sabor estaba estupenda. Además esta buttercream queda muy consistente y una vez fría, aunque la saques de la nevera aguanta carros y carretas. Yo no recomiendo hacerla con más de cuatro días de antelación, de hecho yo la hice el día de antes, pero lo cierto es que aguanta hasta una semana o un poco más. Lo que pasa es que al ser un bizcocho muy básico, pierde un poco de sabor, para mi gusto.

Como el otro día ya os expliqué cómo cubrir una tarta con fondant (en este caso para un diámetro de 15 cm utilicé medio kilo y me sobró). Hoy os voy a explicar cómo decoré esta tarta.

  1. Hice la rosa en blanco porque me pareció que al rosa le pega más. Además una rosa blanca significa “amor puro, feliz y para siempre”, que es el que siente una hija por su madre. Seguí un sencillo tutorial de Alma Obregón.
  2. Cubrí la tarta y comencé a decorar.
  3. Al principio quería poner un lazo, así que hice la banda en rosa más pálido y la pegué con una poco de agua a la cobertura de fondant, intentando que fuera lo más recta posible. Para tartas pequeñas me salen bien porque no hace falta que sean muy largas, pero para tartas grandes me dan más guerra.
  4. Luego intenté hacer el lazo, pero la fondant que compré no era de muy buena calidad y se agrietaba, así que opté por un broche. Tenía un molde para sellar la palabra “love” y cortantes de corazones de diferentes tamaños, así que optamos por un corazón bien grande.
  5. Colocamos la flor en la parte de arriba.
  6. Para escribir los cincuenta dibujé el número con un cuchillo en la superficie de la fondant. ¡Lo mal que lo pasé cortándola! Con lo lisita que había quedado… Como quedó bien con el mismo cuchillo abrimos un poco la abertura para incrustar bien las perlas de azúcar. Mojamos la zona y comenzamos a colocar las perlas.
  7. Y ya no sabíamos que más poner, entonces se me ocurrió coger mis corazones de azúcar, con los que decoro cupcakes, mojamos la superficie y los pegamos aleatoriamente.
  8. La tarta quedaba un poco sosa, pero si añadíamos algo más al bode exterior podía quedar muy sobrecargada, así que se nos ocurrió escribir un mensaje en el lazo, algo que fuese muy personal, como si fuese la tarjeta de felicitación. Enseñé a mi amiga cómo hacerlo sin que se corriera la tinta comestible (sobre el fondant hay que escribir con el pico y con decisión, sino queda como cuando dejas un pilot encima de una camiseta) y escribió el mensaje con su letra.

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s