Mi heladera

Hace un mes y algo (8 de agosto de 2013) hice un helado de piña, era mi primer helado y de sabor salió estupendo, me puse un poquito y me lo comí muy a gusto, pero a los dos días lo saqué del congelador y tenía una textura rara. Fue entonces cuando me puse a indagar por la red, me había saltado el paso más importante: batirlo de vez en cuando mientras se congelaba.

El caso es que comentándolo con mi madre me dijo: “mujer, ¿por qué no te compras una heladera?”. Y no iba a comprármela, pero me había encendido la bombillita y claro, no paro de ver recetas de helados por todas partes… Al final la heladera cayó. Y le estoy sacando partido, jajaja.

Para las que queráis compraros una heladera y no sepáis cual coger deciros que la mía funciona perfecta, deja una textura tremenda a los helados y es muy básica. El modelo que tengo es la BRAND SOR-15, cuesta sobre unos 50 euros y lo único que no me gusta es el color, un rosa que no pega nada con mi cocina, jajajaja.

¿Cómo funciona la heladera? Os hablo de la mía porque no conozco más.

Para empezar, lo peor de la heladera es que tienes que poner la cubeta doce horas en el congelador. La cubeta está hecha de plástico por fuera y de metal por dentro, entre el plástico y el metal tiene un líquido que se congela y es lo que transmite el frío al helado.

Entonces, ponemos nuestra cubeta en el cogelador doce horas antes de montar el helado; mezclamos los ingredientes siguiendo la receta, ponemos el helado en la nevera unas tres o cuatro horas y luego lo metemos en la heladera.

La función de la heladera es enfriar el helado mientras unas paletas le dan vueltas, de manera que se evita la formación de cristales al montarlo, queda una textura suave y nos ahorramos la faena de estar dándole vueltas cada X tiempo mientras se congela.

El tiempo que tiene que estar el helado batiéndose es diferente para cada receta, pero entre 30 y 40 minutos. La mía tiene un cronómetro que la para automáticamente cuando ha pasado el tiempo, lo malo es que no te avise con algún ruido.

¿Inconvenientes de este tipo de heladera?

Claramente, que entre helado y helado hay que esperar doce horas, a no ser que no la limpiemos y aprovechemos el frío del primero. Si la fregamos, como tiene que ser con agua templada, perdemos el frío y no sale bien el helado (no lo he probado, pero lo supongo).

El otro inconveniente lo he explicado arriba, que no costaba nada ponerle un aviso para que cuando acabase avisase.

¿Qué hacemos con el helado después de montarlo?

O nos lo comemos o lo guardamos en un tupper y lo metemos en el congelador, se conserva perfecto.

A continuación os voy a poner las dos recetas que yo he hecho y están de muerte: helado de galletas María y de Oreo. Personalmente, me gusta más el primero, pero el segundo está muy acertado.

Las recetas las vi en la web de “directo al paladar” , aunque yo las he cambiado un poco a mi gusto. Por ejemplo, no uso yemas de huevo en ninguna de las dos recetas, en la de galletas María usé claras y en la de Oreo ni siquiera usé eso, en su lugar puse un poco más de leche condensada. Os dejo la receta que yo usé, aunque seguro que está mejor la de directo al paladar

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todas nuestras novedades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s