Una historia más (4)

Lucas seguía trabajando en la misma biblioteca que hacía cuarenta años. Le gustaba oler los libros, el tacto de los más antiguos, releer a algún viejo amigo y, sobre todo, atender a los clientes indecisos. Lucas conocía cada rincón de la biblioteca, cada libro, cada página… Nunca se había planteado abandonarla, hasta que recibió la llamada de Hugo.

“¡Maldita sea! El destino siempre persiguiendo a los mismos” pensó para sí mismo. Seguir leyendo

Anuncios