Una historia más (5)

Vivía en una pequeña cabaña de madera comida por el musgo, en la cima del Monte de las Estrellas.

Sira había vuelto a la vieja cabaña después de que sus dos amigos desapareciesen sin dejar rastro. En un sitio aislado y que nadie conociese estaría segura, por lo menos durante una temporada.

Sira había nacido en una pequeña aldea, a los pies de la montaña.Su pueblo adoraba a los ancestros, quién más y quién menos soñaba con ellos. Los ancestros guiaban su camino, les ayudaban a tomar sus decisiones. En su pequeño mundo, si honrabas a tus ancestros estos te ayudaban. Seguir leyendo