Una historia más (6)

– Llevamos cuatro sesiones y hemos hablado de tus rutinas, tus amigos, tu familia… Pero hay un tema que evitas siempre, Ariadna. ¿Podrías hablarme hoy de tu trabajo?

Ariadna estaba recostada en la silla delante de su psicóloga, se irguió y cruzó los brazos.

– No creo que esto tenga que ver con mi trabajo.

– Ya. Pero yo creo que deberíamos probar. No te encuentras bien y seguimos sin averiguar el motivo. Siempre te cierras en banda cuando quiero que me hables del trabajo y, aunque tú pienses que no, yo creo que el estrés que te está causando este cansancio proviene de allí. Escucha: las primeras pesadillas comenzaron cuando hiciste la autopsia del joven anónimo, dormiste tres horas diarias por la noche y a intervalos de media hora durante la semana porque no te quitabas de la cabeza que nadie le conociese, cuando tu jefe te comunicó que iba a realizar una segunda autopsia te desmayaste… ¿Quieres que siga? Seguir leyendo

Anuncios