Una historia más (7)

Hace treinta años…

Mara miró su vientre, ahora abultado por el embarazo. No podía escondérselo más a su marido, ese hijo no era suyo, pero tendría que aceptarlo.

“Seguro que aceptará al pequeño Kaen”, se dijo a sí misma.

En cuanto Mara había empezado a sentir las molestias del embarazo, que conocía muy bien de los dos anteriores, había acudido a una vieja hechicera para abortar. Llevó todas las joyas que tenía de su madre, pero la hechicera no las aceptó.

– ¿No es suficiente?

– No es eso, ese niño se aferra a tu vientre con uñas y dientes. No voy a poder sacarlo. Vas a tener que llevarlo.

– Pero, ¿algo se podrá hacer? No puedo tener esté bebé, no es de mi marido.

– Eres una desgraciada,- le espetó la vieja hechicera- ¿tienes idea de quién es el padre de ese bebé? ¡Te has enamorado de un loco! Tu vientre está maldito, has traído la desgracia a mi casa, al mundo, y ¿quieres que busque una solución? Ya no se puede hacer nada, deshazte de tu amante, escóndete y haz un favor al mundo. Tu bebé va a ser tu maldición toda tu vida, se aferrará a ti aun cuando no existas.

Mara no podía dejar de pensar en las palabras de la hechicera. De repente su marido entró apurado en la cabaña, nunca le había visto tan agitado, sudaba mucho y ni siquiera se paró a mirarla.

– Leire se ha caído del caballo, tiene una brecha en la cabeza y no responde. Tengo que llevarla a la hechicera, tiene que curarla. ¡Dame las joyas!

Mara se levantó, cogió las joyas y acompañó a su marido fuera. Allí habían varias personas rodeando el cuerpo de su hija, que yacía inconsciente en el suelo. A penas sangraba, pero estaba blanca, sus labios perdían color.

Cuando llegaron a casa de la hechicera la pequeña Leire ya había muerto.

– ¿No puedes hacer nada?- susurró su marido a la hechicera.

– Necesito hablar a solas con la madre de la niña.- y llevó a Mara detrás de una cortina- ¿Nadie la ha visto muerta?- Mara negó con la cabeza- Su espíritu aún está aquí, es tan pequeña que si consigo devolvérselo no recordará el viaje que ha hecho hasta su cuerpo. Pero tengo una condición: llévate a ese niño lejos.

7.1

Continuación

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios

Un comentario en “Una historia más (7)

  1. Pingback: Una historia más (6)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s