Una historia más (10)

La gente la miraba con horror y lejos de ayudarla se marchaba espantada. Sólo el jefe de esa extraña tribu, que hacía unos instantes consideraba su familia, se quedó con ella y la ayudó a caminar hasta la cabaña.

Trajiste una bendición y una maldición. La maldición tienes que llevártela lejos Mara, yo ya no puedo ayudarte.” Tras esas duras palabras, entró por la puerta la vieja Sibyla y el jefe salió. Sibyla le ayudó, con mucho esfuerzo, a traer al mundo a Kaen, ese niño que parecía aferrarse a sus entrañas y no querer salir. Seguir leyendo

Anuncios

Averigua el sexo de tu cobaya

Hace años tuve un par de camadas de cobayitas.

Cuando nos dieron a Chispy y Chuspy pensábamos que eran del mismo sexo, pero a los pocos meses la barriga de Chispy comenzó a abultarse y ya no nos cupo duda de que eran macho y hembra.

Está fue la primera camada que tuvimos:

CIMG2761

Tuvimos dos cobayitas sanas y preciosas, pero no podíamos quedárnoslas porque vendrían más. Al intentar regalarlas nos dimos cuenta de dos cosas: era difícil buscarles casa y más difícil aún que fuera de confianza, ya que queríamos que estuviesen en buenas manos. Así que tuvimos que tomar la difícil decisión de separar al macho de la hembra y dar los dos machos y quedarnos con las dos hembras.

Aún así, al poco de darlos, tuvimos otra sorpresa: la hembra volvía a estar embarazada.

Y esta fue nuestra segunda y última camada:

CIMG3193

Para darlas es fundamental saber el sexo que tienen, sobre todo si las das de dos en dos porque no todo el mundo quiere que críen. A mí la experiencia me encantó, pero era tan difícil dar a los hijos… Y al ritmo que iban (cada dos meses una camada) no nos las podíamos quedar.

Y aquí tenéis cómo distinguir el sexo de vuestras cobis. A mí no me resultó nada complicado, aunque dicen que a veces no se ve muy claro.

El sexo de la hembra tiene forma de Y y el del macho tiene un pequeño puntito arriba de la Y, que es el pene.

Para ver el sexo hay que ponerlas bocarriba, separar las patitas y presionar ligeramente con los dedos colocados arriba y abajo del sexo para ver mejor si tienen el puntito y que sobresalga un poco el pene.

sexo cobaya

¡Así de fácil!