Una historia más (11)

Mara había sufrido el primer año los mordiscos de su hijo cuando le daba de mamar, sus gritos terroríficos cuando caía en el sueño más profundo, sus manotazos cuando intentaba cambiarle el pañal. Había sufrido todas las maldades de un pequeño bebé, pero durante ese año Sibyla había estado con ella, le había enseñado a sacarse la leche para no tener que ofrecerle sus pechos heridos, a inmovilizar sus piernas y brazos mientras le cambiaba el pañal, a dormirle para que no la despertara con esos chillidos aterradores… Sibyla le había ayudado a querer a su hijo con todos sus defectos, pero ahora el camino de la maternidad lo hacía sola y no sabía si sería una buena madre para Kaen. Seguir leyendo

Anuncios