Un mundo feliz

un mundo feliz

Este es un libro que tenía pendiente de leer desde hace años. Siempre me han hablado muy bien de él.

Es curioso que todos los lectores que conozco de este libro, incluyéndome a mí misma, no hablamos de la trama, ni de la historia, sino del escenario. Porque el libro tiene un argumento, que se desarrolla en ese mundo futurista del que todos hablamos.

Creo que Huxley fue un genio, un visionario (en cierta medida) y un escritor excelente. Sólo una persona con esas tres cualidades es capaz de escribir un libro con argumento, en el que el argumento es lo menos importante y lo consigue reflejar tan bien que nadie habla del argumento, ni de los personajes, sino del “mundo feliz”.

Leyendo la biografía de Huxley, no me extraña que escribiese este libro y acertase en tantas cosas. Él mismo había nacido en una familia de biólogos y quería estudiar medicina, pero una enfermedad de los ojos se lo impidió y acabó estudiando literatura inglesa. Además, unos años estuvo experimentando con algunos compuestos psicodélicos.

“Un mundo feliz” no es sólo un mundo imaginario curioso, sino una fuerte crítica a la sociedad pasada, que se puede aplicar a la sociedad actual. Al menos esta es mi impresión después de leer el libro.

Para entender el análisis crítico que voy a hacer a continuación voy a resumir brevemente en qué consiste ese mundo feliz.

Todos los humanos son concebidos in vitro, de hecho son clones unos de otros, lo que se deduce cuando dice que todos tienen la misma apariencia. Además, cada uno de ellos está modificado genéticamente para ocupar un lugar en la sociedad, de mayor a menor rango nos encontramos con: alfas (intelectuales, ocupan los puestos más altos de la sociedad), betas (inteligentes), gammas (realizan trabajos de habilidad y entrenamiento), deltas (trabajos simples) y epsilones (realizan trabajos poco dignos). Al estar manipulados para ocupar su rango todos ellos son felices, si en algún momento dejan de serlo les dan una pastilla llamada soma, que cura la depresión.

CRÍTICA POLÍTICA

Para mí la más patente es la crítica al comunismo llevado al extremo, en el que todas las personas son de todas las personas, incluso sexualmente hablando. Esa sociedad en la que se da todo por el bien común, de manera que por el bien común y para que todos sean felices se renuncia a nuestra capacidad crítica y de pensamiento.

Esto último nos lleva a una crítica potente a las dictaduras, donde se dicta lo que cada uno ha de pensar y si piensa por sí mismo se le da el soma o, en casos extremos, se le destierra de la sociedad.

CRÍTICA ECONÓMICA

Hay una dura crítica al consumismo. En un mundo feliz nadie disfruta de la naturaleza porque es gratis, se inventan juegos que se realizan en el medio natural para que paguen por esos juegos, pero no encuentren disfrute, por ejemplo, en tomar el sol. Tiene que haber necesidad y compradores de lo que se fabrica para que la gente que fabrica esas cosas siga trabajando.

CRÍTICA A LA IDEA DE FELICIDAD

¿Qué precio hemos de pagar para ser felices? Quizá esta crítica no está tan patente y mucha gente no la comenta, pero a mí me parece la más impactante.

Se suprime a la familia, todos nacen in vitro y no tienen padre ni madre, de manera que se suprimen las preocupaciones asociadas a ella.

También se suprime, de alguna forma, el amor. El sexo es tan libre y ata tan poco a la persona con la que lo tienes que la idea de amor parece haberse desvanecido. Quizá es un planteamiento un poco impreciso y sólo lo veo yo, pero en el libro a través de la historia de tres personajes, se ve claramente que hay mucho sexo por disfrute y muy pocos lazos afectivos en cuanto a la idea de pareja. La amistad, simplemente, creo que se concibe de una forma diferente. Mi sensación es que es una sociedad muy fría.

Además, se les inculcan ideas a través de mensajes que se repiten, durante la noche y durante el día. Lo que yo llamaría un lavado de cerebro.

Y si todo esto no funciona, siempre pueden recurrir al soma, una droga en pastillas y presente en muchas clases de comida y bebidas, para sentirse felices.

En definitiva, dejamos nuestra vida en manos de la sociedad y no nos permitimos pensar por nosotros mismos ni sentir.

Y TODO ESTO NOS LLEVA A REFLEXIONAR…

¿La sociedad en la que vivimos a caso no nos condiciona? Si alguien no hace lo que hace el resto es el raro y, en muchas ocasiones, sufre un aislamiento social.

¿No vivimos en una sociedad en la que se nos crean múltiples necesidades que tenemos que pagar?

¿A caso no somos cada vez más fríos y pasotas con los problemas de los demás en aras de nuestra propia felicidad?

Pensarlo un poco… A lo mejor la felicidad está en sufrir un poco de vez en cuando y poder vivir la vida con libertad, sin esas ataduras que implica evitar el sufrimiento.

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s