Reflexiones de una profesora autónoma

Cuando anuncié que iba a ser autónoma mis amigos se echaron las manos a la cabeza.

“¿Autónoma? Buffff, estás loca. Vas a trabajar las 48 horas del día.”.

Cuando les dije que iba a ser profesora particular ya se les salían los ojos de las órbitas…

“Pero, ¿con eso se gana dinero?”.

Realmente, después de dos años trabajando, no es para tanto, pero sí que tengo algunas reflexiones que compartir.

Primero, contestaría a todos esos comentarios. No trabajo 48 horas al día, hay temporadas que trabajo 8 y otras que trabajo 12, pero conservo mi vida social en la medida que mis amigos la conservan. Con lo que quiero decir que puede que tenga menos tiempo que los que trabajan por cuenta ajena, pero sigo teniendo tiempo de ocio y disponibilidad.

Sobre si de profesora particular se gana dinero, la respuesta es no. Mi salario neto sólo roza el mínimo interprofesional porque hay meses buenos, meses flojos y un verano interminable. Además, en esta profesión hay mucha competencia porque cualquiera se pone a dar clases y los precios que ponen son muy bajos, así que te tienes que ajustar al mercado. No está valorado que tengas una formación y necesites tiempo de preparación extra a las horas que trabajas en clase, te encuentras con gente que sin preparación desarrolla otros trabajos mejor pagados. Por poner un ejemplo, una persona puede estar pagando a 15€ la hora de limpieza en su casa y a ti exigirte que le cobres 5€… Cuando yo limpiaba me salía más rentable y no necesitaba ningún tipo de estudios, ni echarle horas en casa.

¿Qué le vi de bueno a ser autónoma?

  1. Trabajar sin jefes. Podía haber buscado un trabajo en academia, pero no me gusta que me digan cómo tengo que hacer mi trabajo.
  2. Seguir formándome y crecer. Aunque parezca mentira a algunas personas nos gusta seguir aprendiendo.
  3. Evolucionar. No hay nada más importante en el trabajo que sentir que estás constantemente evolucionando. En mi caso, innovando en la forma de dar clase, probando métodos online con mis alumnos, a parte de la clase presencial.
  4. Tener mi propio horario. Madrugo igualmente, pero tengo tiempo (a veces) para hacer recados, organizar mi vida, ir al médico sin pedir permiso…

¿Cuánto gano cómo autónoma?

Yo me imagino lo que debe de pensar que gano la gente que viene a clase. De hecho, un alumno hizo sus propios cálculos. Después de explicarle todo lo que tenía que pagar sus conclusiones fueron las siguientes:

  • Si trabaja de lunes a viernes 8horas y los sábados por la mañana (4horas).

8·5+4=44horas/semana

44·4=176 horas/mes

  • A un precio de 10€ la hora:

¡1760€ al mes brutos!

  • Menos la Seguridad Social:

1760-250(aprox. de Seguridad Social)=1510€

  • Menos lo que se queda Hacienda:

1510-20% de 1510 (Hacienda)=1208€ netos/mes

(En educación no pagamos IVA)

Y me mira con los ojos muy abiertos y me suelta “¡1200 pavos al mes por trabajar en casa!”. ¡Ja ja ja!

La cruda realidad es que no trabajas todas las horas, porque hay meses más bajos, alguien se pone enfermo 5 minutos antes de clase y luego hay como tres meses de vacaciones escolares. Con lo cual un cálculo así aproximado anual… El que yo le hice a mi alumno para que bajara de la nube.

  • 30 horas semanales (y ya tirando por lo alto):

1200€ brutos mensuales.

  • 3 meses al año son vacaciones, así que trabajamos 9:

1200·9=10800€ brutos anuales.

  • Restamos la Seguridad Social de todo el año:

10800 – 250·12=7800€

  • Y ahora viene Hacienda y se lleva el 20%:

6240€ netos al año que son ¡520 € mensuales!

¿OS SIGUE PARECIENDO CARA LA HORA? Realmente luego Hacienda te devuelve cuando no llegas a un mínimo y acaba siendo más, pero el dinero disponible hasta la declaración es ese.

Si miramos el salario mínimo interprofesional (655,2€)  y hacemos el cálculo a la inversa debería de cobrar la hora a  12€. Pero estaréis de acuerdo conmigo en que con ese sueldo es difícil vivir, así que si quisiera ser mileurista mi hora tendría que valer 17€.

Pensaréis que soy tonta dedicándome a esto, pero es que mi trabajo me apasiona y mi remuneración no es sólo económica. Por supuesto, poco a poco voy subiendo el precio de la hora.

Pagamos igual que todos o incluso más, por fuerza nuestras horas valen más.

Ahora todos estaréis pensando que muy poca gente gana 17€ la hora… ¿Después de todo ese cálculo no os habéis dado cuenta de que realmente cobramos 6,25 € de esos 17€? (Teniendo en cuenta esos tres meses de vacaciones y que no hay recuperaciones en septiembre, con lo cual trabajo en verano cero, a no ser que tengas tiempo para preparar algún curso, cosa que yo tengo pendiente desde hace años).

Nuestro precio, no el vuestro.

Esto es algo que a mí me da mucha rabia. La gente llama, habiendo visto el precio que cobras en la web o lo sabe porque se lo han dicho (yo no tengo anuncios sin precio), y tienen el morro de decirte que les hagas una rebaja porque van a venir ¡2 horas! a la semana o ¡porque el profesor que tienen cobra menos!

Aquí es cuando yo echo cuentas y pienso: 2 horas a la semana, entre faltas y demás, se me queda en 60€ mensuales, ¿qué rebaja le hago? ¡Si tendría que subirle!

O ese momento en que educadamente le explicas que si cambia de profesor es por algo y que si quiere ir contigo tiene que pagar tu precio, sino puede quedarse con el que tiene. ¿A caso no se dan cuenta de que un profesor con todo en regla, aula propia, atención online (en horas de trabajo, of course) y buena formación cuesta lo que pide?

Estos casos dan para un buen libro de anécdotas divertidas.

Pagar dignifica.

Sí, señores/as. Trabajar dignifica, pero pagar también.

Como eres autónomo tienes que esperar meses a que te paguen algunas personas. Es como si yo voy al Zara a comprarme un vestido y le digo que ya me pasaré el mes que viene, o el otro a pagárselo. ¿Y qué medidas podemos tomar para que nos paguen? Insistir educadamente, ninguna más, y dejar de prestar el servicio.

Así que si pensáis que a vosotros os deben de pagar, a vuestros hijos les deben de pagar y que todos tienen que ser legales con vosotros. ¡Pagad! Y a tiempo, por favor, que a la compañía de luz, de agua y de gas no podemos dejarles a deber hasta que vosotros nos paguéis.

Conclusión.

Trabajar por vocación y motivación.

Suscríbete al blog con el enlace RSS del final de la página o a mi página de facebook y serás notificado de todos nuestros avances.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s