Persiguiendo un diamante

Este es el último libro que ha pasado por mis manos. No es uno de los mejores que he leído, pero al menos ha hecho más amenos mis viajes en autobús.

Estoy acostumbrada a clasificar los libros en dos tipos: los que requieren completa concentración me gusta leerlos en casa, son los libros para casa; y los que tienen capítulos cortos y una historia fácil de seguir, que leo en el autobús o mientras espero a que se haga la hora de entrar al trabajo, estos son los libros de bus.

Que yo clasifique así los libros no quiere decir que sean peores o mejores, simplemente me resulta más cómodo leer unos en unas ocasiones que en otras. A lo mejor es algo raro, pero estoy segura de que mucha gente, como yo, prefiere las lecturas ligeras en los trayectos cortos.

Este libro es uno de los que me he leído mientras iba en el autobús. Lo compré porque lo vi de oferta y es de la autora de “El diablo viste de Prada”, que no me disgustó.

Siendo realista, este me parece mejor que el anterior, pero Seguir leyendo

Anuncios